sexy couple
RELATO 1: YO Y YO

 

 

Hace unos años, a primeros de septiembre.

Era un sábado como cualquier otro, y había estado haciendo lo de siempre en esa época, una época convulsa de mi vida. La noche anterior había salido de fiesta con unos compañeros, de esos que conoces y con los que te juntas solo para pasártelo muy bien entre copas. Pues eso, que salí de marcha y volví de madrugada. No suelo beber, y aquella vez, tampoco lo hice, no tenía nada de resaca ni de mal cuerpo; lo único era que tenía un chucho que no podía conmigo. Me levanté, limpié, cociné, comí, vi un rato la tele; y después me volví a la cama.

Llevaba en mi cama desde las cuatro o las cinco de la tarde, pero no dormía… no podía.

baile sensual


RELATO 2: BAILE SENSUAL

  

Estoy en el cine porque prácticamente me han obligado a salir de casa. Yo disfrutaba de un día de no hacer nada, pues me había pegado una semana de clases impresionante; por lo que no tenía ganas de nada más que de hacer el perro, en la cama o frente a la tv, me daba lo mismo. Pero parecía que Joseph, mi amigo, tenía en mente otros planes. Desde las 6h de la tarde, empezó a llamarme:

-Diga…

-Qué haces?

-Nada importante...

-Pues ya te estas vistiendo que paso a por ti en nada

-Te lo agradezco Josh, pero de verdad no quiero nada, no tengo ganas de nada, no quiero hacer nada, nada de nada. Por favor, déjame…

RELATO 3: FLOR ABIERTA

 

Intento recordar desde cuándo exactamente me muero por besarte. Me viene a la memoria aquel domingo por la tarde en la playa, tus fuertes y viriles manos sobre mis caderas, en mi espalda, mientras me enseñas cómo coger un palo de golf y hacer un buen swing. Me acaricias levemente las piernas y me rozas los pechos durante la clase, pero sin ninguna mala intención. Intento seguir tus instrucciones, pero tu cercanía me turba. Cuando siento otra vez tus manos grandes, un poco callosas pero cálidas, no puedo evitar imaginarlas sobre mi piel desnuda y fantasear con esas caricias. Al terminar la clase, no puedo más con la fiebre que has despertado entre mis muslos. ¿Te quiero?... No, es demasiado pronto para decirlo. Pero entonces, ¿qué son esas mariposas en el estómago cuando

pienso en ti, por qué te echo de menos mucho antes de que te hayas ido, por qué casi me desmayo cada vez que me besas en la mejilla, cómo es que con solo mirarme o acercarte a mi me haces temblar, o por qué el mero hecho de sentir tu olor me transporta a un mundo de placer, deseo y anhelo de pasión desconocido hasta ahora para mi?

OH CORONEL, MI CORONEL.....

 

ENTRÉ POR LA PUERTA, MI CORAZÓN GOLPEANDO MIS COSTILLAS Y MI CAJA TORÁCICA.... LLEGABA TARDE, MUY TARDE...... ERA LA UNA MENOS DIEZ, Y YO TENÍA HORA HASTA LAS DOCE Y MEDIA..... Y ERAN LA UNA MENOS DIEZ... ME LA IBA A CARGAR, SABÍA QUE ME LA IBA A CARGAR... CERRÉ LA PUERTA TRÁS DE MI CON MUCHO CUIDADO Y ME ESCABULLÍ HASTA LA HABITACIÓN.... CUANDO CERRÉ LA PUERTA, ESPERÉ UNOS MOMENTOS APOYADA EN ELLA Y ESCUCHANDO EL SILENCIO DE LA CASA, AL FINAL, SUSPIRÉ ALIVIADA, TIRÉ LOS TACONES A UN LADO Y LAS LLAVES EN SU CUENCO; Y MIENTRAS ME BAJABA LA CREMALLERA DEL APRETADÍSIMO VESTIDO PALABRA DE HONOR BLANCO CON UNA BANDA COMO ESCOTE DE UN MORADO SUAVE DE HERVÉ LEGER, Y CARTERA DE MANO BLANCA CON PUNTITOS MORADO SUAVE. LAS ALTÍSIMAS SANDALIAS TAMBIÉN ERAN DEL MISMO COLOR QUE LA DEL ESCOTE DEL CEÑIDO VESTIDO. ESTABA GUAPÍSIMA, PERO NO SOLO LO ESTABA, SINO QUE ME SENTÍA LA MUJER MÁS BELLA Y ELEGANTE DEL MUNDO, PARA MOJAR PAN !!!!! VAMOS QUE FUE MI NOCHE ESTA NOCHE... ME LO PASÉ TAN, PERO TAN BIEN, ME SENTÍA TAN RELAJADA, SEXY Y SEGURA DE MÍ MISMA QUE ARRASÉ... NO PAGUÉ NI UNA COPA, NI MEDIA.... Y CASI NOS RESBALAMOS MI AMIGA Y YO, DE LAS BABAS QUE DEJAMOS... LA PASAMOS INCREÍBLES... BEBIMOS, BAILAMOS, Y POR UNA NOCHE, NOS OLVIDAMOS DE TODO Y NOS VOLVIMOS LOCAS, FUIMOS FELICES SÍ, ME LO HABÍA PASADO MEJOR QUE MUY BIEN... Y TUVIMOS TODO EL PÚBLICO PUESTO EN NOSOTRAS ALLÁ DONDE ÍBAMOS. ME SENTÍ DESEADA, ATRACTIVA, SEXY, SENSUAL, MUJER; Y SOBRETODO, ME SENTÍ PODEROSA.... SUSPIRÉ UN POCO MÁS Y ME RELAJÉ DEL TODO. EMPEZABA A BAJARME LA CREMALLERA DEL PALABRA DE HONOR MIENTRAS IBA A DAR LA LUZ CUANDO ME PARALICÉ DE GOLPE. ÉL ....

Sí... era cierto. Me iba... de verdad, me iba. No lo podía creer, no quería pensarlo... Llevaba días rumiándolo, agobiándome un poco más cada día, los acontecimientos sucediéndose tan rápido que no me dejaban ni pensar... Necesitaba verle. No podía más, tenía que decírselo. Quería que sus besos borraran mi tristeza, mis lágrimas. Necesitaba que sus caricias me cubrieran entera, que sus manos obraran el milagro, que su cuerpo y su calor me hicieran vibrar... Sentir... Y por un momento olvidarme del mundo. Necesitaba estar en sus brazos, lo necesitaba de manera visceral. Pero al mismo tiempo, venía a darle el tiro de gracia a lo nuestro. Era una despedida.

Días antes, había intentado ponerle fin a todo de manera racional. Y en realidad las cosas estaban bastante tensas entre él y yo. Mi gran culpa fue no saber qué decirle, cómo explicarle que lo hacía por nosotros... por él... Porque el destino así lo quería.

Recibí anoche la visita de una amiga muy querida. Me alegró mucho verla. Y me trajo fruta fresca. Mientras estuvo en casa, se percató de un disco en particular: Black Power... Bueno, en realidad son dos; pero eligió uno al hazard, lo puso y... cómo lo podría explicar: Fue como una cuchillada de recuerdos al rojo vivo... Un dolorosísimo revival... Y al llegar a la 5a canción, dos artistas estadounidenses que hicieron un dueto de pura maravilla hace unos años: "Always on time". Desde las primeras notas, me sentí perdida... se me puso la piel de gallina cuando me vi en los brazos de mi amado, contoneándome al ritmo de esta canción en particular y de todas ellas en general. algunas más que otras, pero bueno, a lo que voy.

Completamente perdida, tuve que salir de allí. Bueno, respirar un poco. Los ojos llenos de lágrimas, me escapé para llorar un poco. Soltar un poco de presión... Estoy muy tensa. Muy estresada. Muy cansada. Muy necesitada. ¿Por qué sufres tanto... por qué sufro tanto, por qué? No lo entiendo. No me entiendo. Y tampoco voy a preocuparme por algo fuera de mi control. Algunos gustan de decir de mí cuando intentan describirme que vivo en "mi mundo de luz y color". La verdad es que sí. Y alabado sea el cielo por ello. Sino, no sé muy bien qué sería de mí. Y para escapar de mi realidad, me refugio en mi escritura, mis artículos, libros, literatura, idiomas, etc, etc...

Y por todos vosotros, queridos saldonautas, Felices Fiestas.

Les dedico el siguiente cuento erótico: All I Want for Christmas is You.

Marlo.

Hace demasiado que no sentí tal revolución en mi ser. Hace mucho murió esa ilusión en mí. Tanto que creí que nunca más sería mujer... capaz de dejarme llevar por mis feromonas, mi erotismo, mi pasión de hembra... Lo muchísimo que soy capaz de sentir, de vibrar...

Y siempre digo que lo mejor de mi vida, siempre me llega por casualidad. Demostrado. No lo busco. Me encuentra. Y él me encontró. Arrasó a su llegada. Con todo y con todos en mi vida. Lo puso todo patas arriba. Y me encantó su frescura. Un torbellino de aire fresco. Y cómo son las cosas: Coincide con el fin de año y la época de pedir deseos. Y yo pido. Yo lo deseo. Yo quisiera que... yo quisiera retener el torbellino, si no es posible, pues irme con él. Y he descubierto "the genuine emotion". Y, que Dios nos oiga... All i want for christmas is you.

I'm needy. Need to feel. Need to be. My body is empty of tender. I'm suffering the over of lack of human contact. Need to be love, touch, caress, kiss,... Need to feel someone's else weight over me. Need to feel how others hands discover my skin, my color, my body, my sensibility. I need someone's other sweat over me. I need someone's smell. Some new bed, sheets and pillow, some other room, some other place, some other kind of attraction. Some new ilusion. Some new wish.

Recibo tu llamada por pura casualidad y estoy gratamente sorprendida. Esperaba noticias de todos, menos las tuyas. Sí, era cierto. Me había montado una película impresionante desde que por casualidad nos conocimos. We just bumped into each other. Bueno, y me pareció que sin querer, me estaba ilusionando. No me importó mucho. Mi cuerpo, mente y espíritu no se pueden equivocar. Y ésos citados ya no encuentran su norte. Su punto de partida. De equilibrio. Me estaba y había estado montando castillos en el aire desde que te conociera. No estaba presente la última vez que viniste. Y me fui sin decir adiós.

Pero milagro donde los haya, me has llamado tú. Tú a mí. Y al responder a mi teléfono, no reconocí tu voz; pero algo dentro de mí me invadó, haciendo que me olvidara de todo lo irrelevante. Tu voz me dijo inmediatamente. éra cálida y grave. No sé ni cómo lo hiciste para que... pero no te achantaste. Y me sedujo que no lo hicieras. Al decirme quién eras, creí desmayarme de puro susto. Pero, ahora, no me arrepiento para nada, el haber seguido con mi vida, mis conversaciones, autodescubrimiento, etc..., etc...

Pero para ésta saldonauta, la cosa se puso seria. Me llamó para invitarme a un café. Quedamos por la tarde... a por ese café. Llevo puesto un vestido rosa palo y unas sandalias rosas. Satisfecha de mi imagen, llegué a nuestro punto de encuentro unos minutos antes.

A Salam Alekoum...

Seguro os preguntáis a qué viene ese título, ese saludo árabe. Como he escrito algunas veces, YO sé mi cuento. Y por esa razón, éste cuento va por todos mis adorados "saldonautas", sin olvidar a todos aquellos que me leen... y quisiera creerme que les gusta mi manera de escribir. A todos vos, amantes de la buena literatura creativa, disfrutad. Va por vos.

Aaahhh, Rabat, La Medina, sus noches, olores, su cultura, arte, música, rítmo, gente, sus cielos, lunas, y dulces... Y mi vicio confesable: su Tajine de cordero. Y mi debilidad: sus chicos y hombres guapos, inteligentes, sabios, ingeniosos, cultos, cachondos. Calientes. Uuufff, MUY calientes!!!!!!!

Ese color de piel, esos ojos, esas miradas... Esa lengua suya, que es como si cantaran cuando te la susurran al oído, aunque no la entiendas. La profundidad de sus miradas, que parecen querer encontrar el fondo de tu ser cuando ésas pupilas están concentradas sobre tí. Son tan sensuales, tan calientes que... Una se pierde entre tanta seducción. Sutíl, evidente, solapada, bruta o... sencillamente atractiva. Ésa seducción... Pasión árabe, lo captivador del Oriente. Las mil y unas noches. A eso quisiera intentar llegar: Los cuentos de antes... Y los de ahora. Y se adaptan a sus tiempos. Y en éste moderno siglo, pues intentaré encontrar las palabras adecuadas para expresar tooodo aquello que siento ahora.

Se llamaba así. Eva. Y como la madre de todos, la primera de todas, era un misterio como ella. Era la perfección del maridaje cultural y global, por muy racial que era. Era muy difícil situarla. Era un diamante que se pulía y mejoraba a sí mismo día tras día. Y había quedado completamente subyugado por esa imposible e increíble mezcla. Esa mujer era pura dinamita, una fiera con cara y apariencia de niña, un pozo sin fin de agua mansa. Nunca podría olvidar la primera vez que fue suya. Se quedó por siempre grabada en lo más profundo de él.

Salían juntos desde apenas unos meses, y era el hombre más feliz de la tierra. Era dulce, tierna, inteligente, culta, sensible, elegante... Y una dama de la cabeza a los pies. En verdad era apabullante. Y una minúscula parte de él no podía dejar de tener cierta envidia sana, de tantas ganas de vivir concentradas en tan menudo cuerpo, tanta fuerza y energía entre tantos obstáculos... Bufff, era el más feliz de la tierra. Pero al mismo tiempo, ella tenía esa innata capacidad de hacerle sonreír, amar, volar, luchar, vivir... Con ella, él era el más fuerte. Su roca. Su todo. Se sentía tan especial a su lado... le hacía sentirse muy especial. Su extrema sensibilidad le motivaba enormemente: quería protegerla, darle todo, que nunca le faltara nada mientras viviera y pudiera. Porque al menos moriría intentándolo, porque era lo que más quería. Porque la amaba.

cuadro cuba2